• 664 33 22 11
  • info@saves.es

Fallos Frecuentes sobre seguridad en el hogar.

Fallos Frecuentes sobre seguridad en el hogar.

Fallos Frecuentes sobre seguridad en el hogar.

No cabe duda de que instalar un equipo de seguridad en nuestra vivienda supone una garantía de protección para nuestra familia y nuestro hogar. Lo primero que se debe realizar es un estudio de las características propias de cada espacio de la casa (entrada, interior, pasillos, ventanas, jardín) para diseñar el sistema de seguridad del hogar que más se ajuste a nuestras necesidades. Una buena planificación previa evitará errores posteriores, como la aparición de puntos ciegos en equipos de vigilancia o zonas de acceso sin controlar.

  1. No asegurar el primer piso

Con mucha frecuencia protegemos muy bien zonas de riesgo evidente, como ventanas o accesos de sótanos y plantas bajas, mientras que hacemos poco hincapié en la planta superior. Los ladrones saben que los balcones y ventanas de esa zona van a tener un nivel de seguridad menor, por lo que es allí donde concentrarán sus esfuerzos. No les importa tener que trepar para llegar a un punto vulnerable, e incluso agradecen tener a mano un árbol con ramas que lleguen al objetivo o una escalera que hayamos guardado en un cobertizo sin llave. Por tanto, no se lo pongamos fácil.

  1. Establecer contraseñas o códigos de acceso demasiado evidentes

Este es otro error en el que caemos con frecuencia. Si ponemos como números de acceso los dígitos correspondientes a una fecha evidente u otro número conocido por nuestros amigos o familiares, esta información puede ser adivinada también por los ladrones. ¿Quién no ha usado la fecha de su boda o el nombre de su hijo como contraseña alguna vez? Seamos, pues, originales y cuidadosos con esta información, evitando compartir los códigos con nadie. También es recomendable que cada componente de la familia tenga una contraseña distinta.

  1. Uso incorrecto de las cámaras de seguridad

La elección del tipo de cámara a usar en cada zona es fundamental. Así, para controlar el exterior de nuestra vivienda o el aparcamiento optaremos por un aparato con gran angular, que nos proporcionará un amplio espacio de vigilancia. Sin embargo, si lo que queremos tener controlado es la puerta de entrada, lo ideal será emplear un equipo que transmita una imagen nítida de la cara de la persona.

  1. No hacer uso del sistema de seguridad todos los días

Las alarmas para casa no sirven de nada si no se utilizan. Tanto los propietarios de la casa como el resto de miembros de la familia han de mentalizarse de que tienen que activar el equipo de seguridad del hogar aunque estén en casa o piensen que van a volver enseguida. Si el último en salir activa la alarma, el hogar siempre estará protegido. Y, por supuesto, esto vale también a la hora de irnos a dormir.

  1. Cuidado con lo que tiramos a la basura

Nuestra basura no tiene boca, pero habla por nosotros. Si tiramos allí los embalajes de nuestros aparatos electrónicos (televisiones, móviles, equipos de sonido, etc.), se lo estamos poniendo muy fácil a los amigos de lo ajeno, que sabrán exactamente qué buscar dentro de la vivienda. Si tenemos cuidado con lo que arrojamos a la basura, evitaremos que esta se convierta en un auténtico catálogo para los ladrones. Así que más vale emplear otro lugar para deshacernos de cajas, albaranes de entrega o recibos. Y si es lejos de casa, mucho mejor.

ferminote